FANDOM


Apariencia

Lébor Corbalis Descrubre el Holocrón.png

Lébor descubriendo el Holocrón de los 8

Información Biográfica

Planeta(s): Onderon, Korriban

Nacimiento: 26 ATC (3.679 ABY), Commenor

Muerte: Desconocida

Descripción Física

Especie: Humano

Género: Masculino

Altura: 1.84 metros

Color de Pelo: Negro, grisáceo (vejez)

Color de Ojos: Azules

Cibernética: Nada

Información Cronológica

Era(s):

Información Política

Filiación:

Maestros conocidos:

  • Lord Rófhis
  • Los 8 (indirectamente)

Aprendices conocidos:

  • Desconocidos

Parientes:

  • Desconocidos

Amigos:

  • Lord Rófhis (posterior enemigo)
  • Reksar Van'rook

El Inquisidor Sith Lébor Corbalis, natural de Onderon, fue llevado de pequeño en el 26 ATC al Templo Jedi para su entrenamiento, aunque seis años después un Sith infiltrado en la academia Jedi en Dantooine le llevó a él y otros dos compañeros con un nuevo maestro hacia Dromund Kaas. Una nueva vida, impuesta aunque no para los ojos de un niño, que desembocaría en la Academia Sith de Korriban.

Lébor se centró en el estudio de La Fuerza y todo tipo de conocimiento, devorando textos y holocrones mientras llamaba la atención a un erudito, el maestro Lord Rófhis. Éste terminaría aceptándolo como aprendiz y le instruiría en la senda del conocimiento y las artes oscuras, aunque nunca despreciaba cualquier otro tipo de conocimiento pues "la sabiduría debe ser absoluta" (como solía decir él).

En una expedición a una tumba de Dromund Kaas, Lord Rófhis y Lébor Corbalis descubrieron el Holocrón de los 8. Un momento revelador y que cambiaría sus vidas para siempre...


En los tiempos de la Guerra Fría, Lébor Corbalis se unió a Custodia Lunar para favorecer al Imperio Sith... aunque siempre tuvo en mente y en secreto sus propios objetivos.

BIOGRAFÍA

Capítulo I: Predestinado por Nacimiento (26 ATC)

Muchos conocen el nombre del cuestionado Inquisidor Sith Lébor Corbalis entre la Orden Sith y su imperio, seguramente debido a su propia doctrina basada en la búsqueda de conocimiento universal y en su Regla de Unión, aunque muy pocos conocen su pasado (y muchos menos su verdadero origen).


Lébor Corbalis nació en el planeta Onderon, situado en el Borde Interior, en el año 26 ATC (3,679 ABY). Al nacer presentó aptitudes para La Fuerza y, como es costumbre, lo llevaron al Templo Jedi en Coruscant para comenzar su entrenamiento.

Archivo:Taral Corbalis 01.jpg

En sus primeros años como iniciado fue educado en los valores típicos de los Jedi que caracterizan su temperamento, tales como la razón, paciencia y benevolencia. Algunas emociones como el odio, la ira o el miedo se consideraban destructivas y que conllevaban al Lado Oscuro, así que éstas fueron prohibidas.

La incansable curiosidad y ansias de sabiduría de este joven iniciado llamaban la atención a sus maestros. No contaba con un nivel enorme de midiclorianos como otros alumnos supuestamente aventajados, pero su infinita ilusión por aprender lo destacaba de entre los iniciados habituales.

Capítulo II: Cambio de Rumbo (20 ATC)

Lébor había cumplido los seis años y su entrenamiento proseguía.

Era poco común que los jóvenes iniciados salieran de los muros del templo aunque uno de sus maestros solicitó al Consejo llevar de excursión docente a varios alumnos a las cavernas de cristales en Dantooine (debido a las lecciones sobre la composición y construcción de los sables láser). El Consejo finalmente aceptó la propuesta del maestro pese a ciertas pegas.

Una vez en las cavernas de Dantooine, el maestro pronunciaba varias lecciones sobre los sables láser y el uso de diversos cristales. Los quince alumnos que conformaban el grupo le seguían atentamente aunque a veces se distraían observando las paredes cavernosas y los relucientes cristales. Una vez adentrados profundamente en la caverna había varias bifurcaciones; el maestro indicó por separado a Lébor y a otros dos alumnos que avanzaran por una de las bifurcaciones. Los tres iniciados obedecieron y llegaron a una sala oscura. Siguieron caminando y, sin preverlo, se precipitaron por una ladera hacia un nivel inferior.

Se encontraron en una cámara tenuemente iluminada por los diversos cristales de colores. Una figura oscura, encapuchada, se hallaba firme e inmóvil entre ellos. Indicó mediante una seña que se acercaran y encendió su sable de luz. El haz luminoso, de tono rojizo, desprendía un tímido zumbido que abarcaba toda la cámara y aclaraba la silueta de la figura. Ésta extendió su brazo y, mediante La Fuerza, desprendió tres cristales y los hizo levitar hasta los tres pequeños. Acto seguido habló por primera vez.

- ”El sable de luz es el emblema y arma de un Jedi, aunque no es la única… ni la principal” – pronunció con tono suave – El verdadero poder reside en La Fuerza y en sus rincones más recónditos y oscuros.

Dicho esto abrió un puño y desprendió múltiples rayos entre dedo y dedo, recorriendo la palma de su mano y parte de la muñeca. La luz desprendida por los rayos iluminó parcialmente el torso y rostro de la enigmática figura. Su tez era algo pálida, sus labios también, y un extraño brillo y color se percibía en sus ojos.

- ”Aprended profundamente de ella… e incluso el sable láser será prescindible” – terminó diciendo mientras apagaba su sable.

- ”¿Quién es usted, maestro?” – preguntó inocentemente uno de los alumnos.

- ”Vuestro salvador”.


Lébor y sus dos compañeros habían sido alejados de sus días en el Templo Jedi. Aquella enigmática figura los condujo hacia una nueva vida.

La explicación dada por su antiguo maestro ante el Consejo Jedi fue que la insensatez y desobediencia de aquellos alumnos los había conducido a precipitarse por un oscuro abismo del cual era imposible salvarse. Lébor nunca supo qué ocurrió con su antiguo maestro aunque años más tarde comprendió que se trataba de un Sith infiltrado en la Orden Jedi y en la República.
Archivo:Taral Corbalis 02.jpg


Capítulo III: Nuevo Hogar, Nueva Vida (20-7 ATC)

Tras aquel encuentro viajaron al planeta Dromund Kaas, capital del Imperio Sith (desconocida por la República hasta antes del resurgir de sus cenizas y de las sombras), y fueron adoctrinados filosófica y mentalmente en unos nuevos valores, algunos prohibidos por los Jedi, y en un concepto de sociedad distinto al que conocían. A duras pruebas les sometieron aunque lograron superarlas; éstas les fueron cambiando todavía más su punto de vista sobre la civilización y La Fuerza.

Al año y medio fueron enviados al planeta Korriban, hogar de los Sith, donde se encuentra su Academia, para comenzar su entrenamiento y adoctrinamiento como tales.


Archivo:Taral Corbalis 03.jpg

Era una vida dura e intensa aunque se podían obtener grandes beneficios. La alta competitividad entre los aprendices era algo con lo que Lébor no estaba del todo de acuerdo pues el compartir ciertos conocimientos y entrenamiento mutuo podía aventajar a todos. Algo realmente esperado por Lébor eran las horas libres, pues la Academia Sith no impedía investigar y estudiar a los alumnos por su cuenta. Lébor empleaba prácticamente todo el tiempo en las bibliotecas, devorando numerosos textos, consultando a otros maestros y holocrones y leyendo instrucciones detalladas sobre técnicas de combate, uso de La Fuerza y meditación. También aprovechaba alguna escapada para visitar y estudiar las excavaciones arqueológicas y antiguas cámaras de las tumbas Sith, ansiando encontrar hallazgos interesantes que revelasen nuevos conocimientos, algunos incluso olvidados o perdidos en el tiempo y las enseñanzas.


Como le había ocurrido años atrás en el Templo Jedi, su pasión e incesante ansias de conocimiento y aprendizaje llamaban la atención. Tanto que algunos maestros comenzaron a interesarse por él, sobre todo eruditos, historiadores e investigadores. Con el tiempo fue cuestionándose la tradicional traición entre los Sith y la Regla del Más Fuerte. ¿Por qué enfrentarse entre ellos cuando podrían acumular todo su poder si estaban unidos? La Regla del Más Fuerte era una selección demasiado salvaje, eficiente pero desaprovechada, pues se perdían miembros de la Orden y, por consiguiente, poder y número. El Lado Oscuro de La Fuerza era un gran aliado y formar parte de él tenía muchas ventajas pero, como todo, tiene sus pros y sus contras. Puede que parte de las enseñanzas Jedi todavía influencien la mente de Lébor, pues llegó a la conclusión de que caer por completo en el Lado Oscuro conllevaba a no ser dueño de tu propio destino. La pasión era natural pero peligrosa. Siempre debía tener el control sobre sus acciones aunque la pasión y los sentimientos tuviesen cierto protagonismo.

Algunos lores de la Orden Sith no veían con buenos ojos algunos conceptos de Lébor. Su búsqueda del conocimiento universal le conllevaba a estudiar e investigar documentos de los Jedi y otras organizaciones relacionadas con el uso de La Fuerza, y esto podía ser motivo de castigo por parte de algunos maestros o incluso de los lores. Aunque sus numerosos éxitos, gran progreso y aportaciones a la Orden gracias a sus investigaciones históricas, docentes y arqueológicas (además de su incuestionable lealtad) le otorgaron una curiosa reputación que le salvó de ser juzgado.

Pasó el tiempo y un maestro decidió escoger a Lébor como su aprendiz tras ser testigo de una demostración de control y poder sobre La Fuerza a su temprana edad (ni había alcanzado los veinte años). Se trataba del Inquisidor Sith Lord Rófhis, erudito historiador y estudioso de los archivos de la Academia y otras fuentes. Acostumbraba a adentrarse en los secretos del pasado, explorando antiguas ruinas, excavaciones arqueológicas, documentándose al completo en documentos y holocrones… Siempre investigando. Su faceta docente y de gran investigación resultaban un gran aporte para la Orden… y también para su propio beneficio. Algo que a Lébor le asombró y atrajo profundamente. Sólo el pensar que podía descubrir una sabiduría inimaginable en lugares y objetos olvidados a través del tiempo, en el pasado, le hizo aceptar (sin pensárselo dos veces) con gran pasión su posición como aprendiz bajo la guía de aquel gran maestro.

Capítulo IV: Revelación, el Nuevo "Taral" (7 ATC - 4 DTC)

Pasaron los años (más de once) y Lébor proseguía satisfactoriamente su trayectoria como buen aprendiz del Maestro Sith (aproximadamente en el año 4 DTC). Numerosas incursiones e investigaciones realizaron en antiguos lugares habitados por los Sith y excavaciones enteras se terminaron, dejando al descubierto antiguos parajes subterráneos, cámaras y estancias ahora aprovechadas para la Orden Sith y la Academia.

... PRÓXIMAMENTE ACTUALIZADA.

Capítulo V: Prueba de Fuego (4 DTC)

Parte I

Parte II

Parte III

Capítulo VI: "A través del Poder, obtengo la Victoria (4 DTC)"

DOCTRINA

Doctrina Universal

La llamada "Doctrina Universal" iniciada y practicada por el Inquisidor Corbalis se basa en abrazar todo tipo de conocimiento, no sólo del Lado Oscuro, pues el conocimiento universal otorga un mayor poder al individuo. En los rincones más oscuros y recónditos de La Fuerza pueden hallarse grandes secretos, aunque no por ello se pueden despreciar otras técnicas y sabiduría del Lado Luminoso (u otros) empleadas tradicionalmente por los Jedi y otras culturas. Todo es insuficiente y ventajoso, se emplee como se emplee el conocimiento, y siempre se deberá ansiar, buscar y adquirir más.

Esta doctrina también previene al individuo de la autodestrucción, de ser consumido por tal poder (muchas veces un peligro que presenta el Lado Oscuro de La Fuerza). La Fuerza es un gran aliado, una herramienta que manipulas y se rinde a tu voluntad, por ello no debe llegar a controlarte. Tú debes controlarla en todo momento y avanzar con seguridad. Sólo así no correrás peligro de adentrarte en un gran poder y llegar a ser consumido por éste.


Lébor Corbalis sigue siendo fiel a la Orden Sith y a su código, aunque prefiere moldearlo para expresar el concepto de su doctrina. Este código se expresa a continuación:

"No hay ignorancia, hay conocimiento.

La razón es engañosa, también hay pasión.

A través de la pasión, obtengo fuerza.

A través de la fuerza, obtengo poder.

A través del poder, obtengo la victoria.

A través de la victoria, mis cadenas se rompen.

No hay muerte, sólo La Fuerza.

La Fuerza me liberará".

Regla de Unión

El Inquisidor Corbalis también combina su doctrina con una nueva regla que, desde su punto de vista, es mejor y más beneficiosa para los Sith. Es la denominada "Regla de Unión", la cual propone que la Orden Sith una sus fuerzas sin menosprecio ni eliminación para obtener mayor poderío. La habitual traición entre los Sith y la natural y salvaje "Ley del Más Fuerte" siempre han frenado y mermado la integridad de la Orden, poder y longevidad. Sin duda los mejores, más fuertes y sabios son los que deben regir y liderar, aunque no por ello se debe eliminar a sus inferiores (mal llamados "débiles") pues también son parte importante y numerosa.

Un sistema aristocrático en su más puro sentido debe regir la Orden Sith para ser más fuertes y eficaces.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar